lunes, 3 de diciembre de 2012

Se inicia el juicio por La Perla y La Ribera

El martes, luego de varias postergaciones, el Tribunal Oral Federal 1 de Córdoba dará inicio al juicio oral más grande que se haya hecho en esa provincia, al acumular 16 causas por delitos de lesa humanidad cometidos en los centros clandestinos de La Perla y La Ribera. En el juicio, conocido como Menéndez III, se investigarán casos paradigmáticos de la represión ilegal en esa provincia, como la apropiación del nieto de Sonia Torres, titular de Abuelas de Plaza de Mayo de Córdoba, y el asesinato de la familia de Mariano Pujadas, fusilado en la Masacre de Trelew.

En el banquillo habrá 46 imputados, entre ellos el multicondenado Luciano Benjamín Menéndez, y dos personajes centrales del terrorismo de Estado en Córdoba, Héctor Pedro Vergez y Ernesto Barreiro, ex jefes de La Perla, quienes serán enjuiciados por primera vez en la provincia.
También habrá dos civiles entre los acusados: Francisco José Domingo Melfi y Jorge Omar Heredia, quienes no eran agentes orgánicos de la policía provincial pero prestaban funciones en el Departamento Informaciones Policiales (D2) en calidad de "contratados" e intervenían "especialmente en las prácticas ilegales que allí se realizaban", señala el requerimiento de elevación fiscal.
La magnitud del juicio, por delitos cometidos contra 420 personas, permitirá ver la dimensión real de la represión ilegal en Córdoba ya que incluirá crímenes cometidos antes del golpe de Estado, en relación con el grupo parapolicial y paramilitar Comando Libertadores de América, así como también hechos que involucran a la Policía provincial. Además, se juzgará el funcionamiento del centro clandestino de detención La Ribera, que dejó de funcionar el 24 de marzo de 1976, cuando se inauguró La Perla.
"Es el juicio más grande que se ha hecho en Córdoba, con 700 testigos. Es trascendental para la provincia, la segunda jurisdicción donde el terrorismo de Estado se desató con mayor violencia, y va a demandar mucho esfuerzo durante el año y medio que se extienda el debate", señaló a Tiempo Argentino Carlos Gonella, quien representará a la fiscalía en el juicio.
El joven fiscal destacó que se ventilarán hechos ocurridos desde marzo de 1975 hasta 1978 y opinó: "Cada juicio al terrorismo de Estado es fundamental desde el punto de vista histórico, pero en este caso lo más importante es la magnitud, que permitirá ver lo que fue la represión en todos sus componentes y contribuyentes, como la pata civil."

Una de las causas más voluminosas es la que investiga 82 casos que ocurrieron entre marzo de 1975 y marzo de 1976, y lleva el nombre de Ernesto Barreiro, quien integraba el Grupo Operaciones Especiales del Destacamento de Inteligencia 141 del Ejército.
Barreiro fue uno de los líderes del Comando Libertadores de América, grupo parapolicial y paramilitar que comenzó a funcionar en agosto del '75 con integrantes del Destacamento de Inteligencia 141 y el Departamento Informaciones (D2), y que contaba con el respaldo del Ejército a través del entonces capitán Vergez.

En el juicio, ese grupo será investigado por el asesinato de la familia Pujadas y de cinco estudiantes universitarios bolivianos que cursaban en Córdoba. También integran el expediente el asesinato de los dirigentes Montoneros Marcos Osatinsky y Horacio Miguel Pietragalla, padre del actual diputado y nieto restituido Horacio Pietragalla.
Otra de las causas lleva el nombre de Vergez y la integran 21 casos de secuestro, torturas y desapariciones de personas que pasaron por La Ribera, base de operaciones del Comando Libertadores de América. Los 21 hechos ocurrieron entre el 6 y el 10 de enero de 1976, cuando la Triple A cordobesa realizó una ola de secuestros de militantes políticos, sindicales y estudiantiles, en su mayoría montoneros.

La extensa lista de víctimas la compone una gran cantidad de trabajadores y dirigentes sindicales de base de Córdoba, uno de los blancos centrales de la represión junto con estudiantes y militantes políticos. Uno de los más reconocidos es el caso del sindicalista Tomás Di Toffino, mano derecha de Agustín Tosco, quien fue trasladado a las instalaciones de La Perla y luego asesinado. «

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada