lunes, 3 de diciembre de 2012

El primer juicio por apropiación en Córdoba

El caso del nieto de Sonia Torres será la primera apropiación en llegar a juicio en la provincia de Córdoba. y tiene ya 15 imputados

La causa, conocida como Díaz, tiene a 15 imputados por el secuestro y los tormentos de Daniel Orozco y su mujer Silvina Parodi de Orozco, quien estaba embarazada de seis meses. A los acusados, miembros del Grupo de Operaciones Especiales de Inteligencia (O.P.3) del Destacamento de Inteligencia 141, también les imputan la sustracción del niño, mientras que la sustitución de la identidad se sigue en otra causa.

“Para nosotros es importantísimo el inicio del juicio porque esta causa lleva muchísimo años en la justicia federal. Sonia, ni bien desaparecieron su hija y su yerno, presentó habeas corpus y buscó algún dato para ubicarlos, así supo que Silvina había dado a luz un niño y había sido ‘trasladada’ junto con el niño desde el Buen Pastor”, explicó en diálogo con Tiempo Argentino María Teresa Sánchez, una de las abogadas que tendrá Abuelas de Córdoba en el juicio.

“La causa es de suma importancia por la cantidad de datos que se lograron recuperar de los pasos que siguieron los perpetradores y porque permite suponer que la justicia ha tenido un cambio muy importante respecto de investigar realmente este tipo de delitos y sancionar a quienes los cometieron. Además esto permitiría que otras causas ocurridas en Córdoba pudieran luego llegar a juicio”, analizó la abogada, quien consideró que en el proceso, con otras 15 causas sobre la represión en la provincia, se logrará ratificar que no fue un hecho aislado sino que sólo puede entenderse la apropiación en el contexto de la represión generalizada.

El secuestro de la pareja ocurrió el 26 de marzo de 1976 a las 18, cuando integrantes del OP3 ingresaron al domicilio de Daniel Orozco y de Silvina Parodi de Orozco, los golpearon, maniataron y los llevaron a La Perla. A los pocos días, Orozco fue trasladado y permanece desaparecido mientras que Silvina permaneció en el centro clandestino hasta el momento de dar a luz. Junto a su hijo fue llevada a la cárcel de mujeres Buen Pastor, donde pasaron juntos algunos días, y luego personal militar se llevó al niño.  Tanto la madre como su hijo permanecen desaparecidos.

El nacimiento del niño fue acreditado por varios testimonios. Uno de ellos fue el médico Fernando Agrelo, quien logra visitar a Silvina en el Buen Pastor y ver al niño. “El nieto de Sonia Torres era pequeñito, recién nacido, era un lactante materno por lo cual yo le llevé leche maternizada. Lo vi en la sala común  con presas comunes y con algunas monjitas que también estaban”, relató.

Una presa común relató también haber amamantado a un niño. “Una vez que termino de amamantar el bebé, la monja Figueroa me lo saca y se lo entrega a una gente que estaba en la receptoría del Penal, ellos decían que era la familia biológica pero me quedan serias dudas que eso sea cierto”, sostuvo Mirta Noemí Picco

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada