viernes, 2 de noviembre de 2012

Arrasado por topadoras un ex centro clandestino

La municipalidad de Pilar demolió los últimos restos del Puesto Caminero de esa ciudad, que habían sido preservados como sitio de memoria. Ese lugar en la dictadura fue base de operaciones del temible Departamento de Informaciones de la policía cordobesa.

 Por Adriana Meyer

La comunidad de Pilar, provincia de Córdoba, había construido con un trabajo de hormiga su propia memoria del genocidio. Pero la semana pasada el municipio arrasó con topadoras los últimos restos del ex centro clandestino de detención y tortura que funcionó en el Puesto Caminero de esa localidad, a manos de la temible D2 (departamento de informaciones de la policía provincial) cordobesa. “Demolieron el último vestigio, lo teníamos señalizado con un mural que habían hecho los chicos del lugar junto a la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación”, dijo a Página/12 Ludmila Da Silva Catela, directora del Archivo Provincial de la Memoria.

La funcionaria explicó que al lado del predio donde funcionó el CCD había una edificación presuntamente usurpada, y el viernes 19 fueron desalojados “en forma violenta, en presencia de miembros de la Comisión por la Memoria de Pilar y de varias maestras y otros vecinos”. “Fue una medida que el municipio ejecutó sin autorización, y en oposición a un proceso de memoria que se dio a nivel local, sólo porque quieren hacer ahí la entrada del pueblo”, apuntó Da Silva Catela. Y destacó que ahora el Archivo interpuso medidas judiciales para evitar que toquen los escombros. Los ocupantes estaban tramitando un usucapión para adquirir esa propiedad, pero sin notificación previa las topadoras demolieron la casa y “accidentalmente” le pasaron por encima al Memorial de los Desaparecidos de la Caminera, como denominan en Pilar al mural realizado sobre la pared del CCD. Los que acudieron en ese momento para defender el sitio histórico dicen haber sido amenazados por empleados municipales.

Emiliano Salgueiro, de la Comisión por la Memoria de Pilar, comentó a este diario que de lo que fue el Puesto Caminero sólo queda una plaza. Pero destacó que están trabajando sobre los cimientos con antropólogos y arquitectos para lograr una reconstrucción del lugar. “Lo que demolieron era una parte de esa casilla donde funcionó el puesto, y allí había un mural colectivo desmontable con unas 700 tablillas de madera pintadas por los chicos”, describió. A su criterio, el hecho es un escalón más en una serie de acciones que viene realizando Diego Bechis, el radical K que ocupa la intendencia. “Trajo la Gendarmería al pueblo e hizo prácticas militares en una fiesta patria, y ahora esto, pero no nos sorprende porque así como manda bondis a un acto kirchnerista, hace otro tanto con uno de De la Sota, y luego sus funcionarios conversan con el PRO”, afirmó Salgueiro.

El Archivo y la Comisión Provincial de la Memoria de Córdoba repudiaron “el accionar de la gestión municipal y de los distintos agentes que llevaron adelante la demolición del único paredón que permanecía en pie del ex Centro Clandestino de Detención (CCD) ‘La escuelita de Pilar’ o ‘Puesto Caminero de Pilar’”.

Algunos vecinos de Pilar se reunieron el miércoles pasado en el Concejo Deliberante local para pedir informes. Y hoy harán una movilización desde la plaza central de Pilar hasta la Plazoleta de la Memoria, ya demolida, en la entrada del pueblo, sobre la Ruta 9.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada