domingo, 4 de agosto de 2013

Testimonios

 Antes de terminar su testimonio

"Yo me hice muchas preguntas, por qué declarar. Me empuja el amor a mi hijo, a tantos compañeros desaparecidos. Porque estoy viva, porque estamos vivos y en la rutina no existe el olvido. Aunque se lo propusieron no pudieron poner en prisión las ideas. Mi fantasía es que un dia te encontraré y enterraremos nuestra tristeza, borraremos las huellas del pasado sin olvidar, con la fórmula de ee amor, las flores brotarán aún siendo invierno porque beberemos de la escarchade la mañana. Bastará tan sólo un remanso para que broten flores vivas en nuestro refugio de amor. Entonces sólo vestiremos de luto aquella fría mañana del 6 de septiembre de 1976".
Esas palabrasson parte de un escrito que está dirigido a Nestor Lellín, quien fuera secuestrado el 6 de septiembre de 1976 de la fabrica de automóviles Fiat Concord S.A. de donde era delegado. Ver el escrito completo.
 
Las secuelas del secuestro


La abogada de Abuelas de plaza de Mayo, Dra. Marité Sanches, le pregunta a Nora qué secuelas provocó en el niño esos días en que estuvo secuestrado. "Para que se de cuenta, el es psicólogo, trabaja en Tribunales. Cuando supe que iba a declarar le pregunté si él iba a estar. Porque a mi megustaría. 'Qué, te causa dolor?' me preguntó. Y claro!, él no habla, nunca hablo de esto. Per hay cosas que causan un vacío".
Antes de continuar con las preguntas, ella pide que la dejen terminar: "Hay algo que yo no dije. Estando en La Perla varias veces me lo llevaban, se lo llevaban de paseo. Y volvía y me decía 'los señores bibi" No se que le hicieron a mi hijo."
 
 Militante


Nora era militante del Partido Comunista y, por ello, en esta instancia frente a los Jueces del Tribunal, hace memoria y trae en su recuerdo a cada militante de quienes no supo más nada y aún continúan desaparecidos.
 
La imprenta


"Rulo" y "Luis" son dos de los represores que la secuestraron de su domicilio. Se la llevaron porque en ese lugar estaba instalada la imprenta del Partido Socialista de los Trabajadores, a pesar de que ella desconocía ese dato, y sólo sabía de las máquinas que pertenecian a su negocio de estampado de ropa.
 
 El horror, junto a su hijo

"Me amenazaron permanentemente: te lo vamos a matar". Durante los primeros días estuvo junto a su hijo, ella en la Cuadra y él en una de las oficinas. "Una vez lloraba tanto que me llevaron a hacerlo dormir, y luego me volvieron a la cuadra".
Un compañero se acercó a ella para calmarla: "Yo estaba sacada en ese momento. Y este compañero me calmó, me dijo que no me preocupara porque nadie me conocía y que iba a salir pronto".
 
Testigo 106: Declara Nora Judith Sorrento


Vivía en Cordoba junto a su hijo de 3 años Habían venido de Buenos Aires y ella generó su negocio de fabricación y estampado de ropa. La tarde del 21 de septiembre salió a caminar junto a su hijo y al volver se dió con tres falcon que asediaban la casa. "Entraron y nos ataron a mi y otra compañera que había venido a usar el teléfono". Después los subieron a los autos: "No pude ver bien el camino, por los golpes que nos daban y por mi preocupación por mi hijo".
 
De un torturado a su torturador

"Una vez entró en la oficina en que me interrogaban una persona que me levantó del suelo y me dijo: 'si algún día estoy en tus codiciones quiero que me mires a la cara y actúes como yo actué con vos'. A esa persona, que tuvo un trato respetuoso conmigo, quiero dirigirme si es que se encuentra en esta sala. Quiero decirle a esa persona, que aquí hay un Tribunal democrático que los juzga hoy. Él tiene la posibilidad de defenderse. Le quiero preguntar está en las mismas condiciones que estaba yo". Según el testigo, esa persona se hacía llamar "Mayor Ferreyra" y por haberlo visto por televisión durante el levantamiento de Semana Santa, cree que podría ser Barreiro.
 
Dirigente gremial

"Se me acusaba de ser responsable junto con Villa, de adoctrinar ideológicamente a los trabajadores de Perkins, de hacer acciones subversivas ligadas a la conducción de la empresa. Eramos la guerrilla fabril y querían datos de eso, de las armas del sindicato, de las reuniones de jefes de organizaciones subversivas".
"Absolutamente nosotros estamos convencidos que la empresa posibilitó las detenciones y favoreció la represión", afirma y se quiebra su voz por primera vez en todo el testimonio, al recordar los compañeros del gremio que fueron asesinados por la dictadura: Pedro Ventura Flores, Adolfo Ricardo Luján, Hugo Alberto García, José Antonio Apontes, Víctor Hugo González, Abel Pucheta y César Jerónimo Córdoba.
 
 El secuestro

Lo secuestraron a principios de 1977 del campo en que se ocultaba.
Fue salvajemente torturado en el D2 hasta perder la conciencia. Supo que quien lo había picaneado era un tal "Vega", aunque no puede afirmarlo del todo. Cuando despertó, había perdido piezas dentales y estaba e condiciones infrahumanas. Lo cargaron en un vehículo y lo llevaron a lo que luego supo, era la cuadra de la Perla. "Había mucha gente en ese lugar".
Allí lo interrogaban bajo la acusación de que en el gremio funcionaba una especie de hospital de campaña para militantes. "Yo les dije que teníamos una sala donde había un médico. Y que teníamos dos consultorios odontológicos, eran consultorios para los afiliados al gremio y sus familias. Me dijeron mentiroso". Ante la pregunta de por qué lo detuvieron a él, siendo que su actividad era legal, la respuesta era siempre la misma: que eran subversivos apátridas, y que habíamos logrado introducir la subversión al gremio.
 
Cómo se afecta la familia

El testigo dedica especiales palabras a le reflexión de cómo se adecua la vida familiar de un dirigente perseguido. "A fines del 75 nació mi segunda hija, y nosotros decidimos separarnos. Hablé con mi padre y le conté mi situación: si me encuentran me matan. Le pedí una mano, y me dijo que fuera a un campo en Villa de Soto".
Cuando lo fueron a buscar, primero fueron donde estaba su ex mujer y la interrogaron salvajemente, apuntando con un arma a la pequeña hija para conocer datos de su paradero: "mi mujer no sabía porque yo no le había dicho. La llevaron a la D2 junto a mi hija de 5 años".
 
Testigo 105: Declara Américo Rosa Aspitia

Fue dirigente del sindicato de Perkins. Cuenta cómo comenzó la persecución política debido a su "actividad legal como gremialista en lucha por los derechos de los trabajadores". En 1974 fue víctima de dos secuestros en la D2, una vez junto al delegado de la comisión interna, Juan Villa. Durante todo el tiempo, lo persiguieron y lo amenazaron en numerosas oportunidades.  "Eramos considerados extremistas y zurdos".
 
El significado del secuestro


"Fue una separación de mi vida, como si hubieran sido dos: una antes del secuestro y otra diferente después. Fuimos torturados, vejados, insultados, degradados, no eramos personas. En esos lugares y en las cárceles pudimos ver el abuso de poder de todas las fuerzas. militares, gendarmens, policías".
 
Compañeros

En esta oportnidad, está aquí para recordar los nombres de aquellas compañeras militantes con quienes compartió cautiverio. Así nombra a ana Mohaded, Isabel Giaobbe, Sara Waitman, entre otros. Después de un silencio largo y un sorbo de agua, la testigo recordó también los comentarios de Elsita Soria sobre su marido, quien fue terriblemente torturado hasta la muerte.
 
Mirame, soy tu torturador

A Isolina la sacaron del asiento de cemento en que permanecía para llevarla a un lugar donde fue sometida a tormentos, golpes, tortura, malos tratos. "Levantá la vista y mirame", le dijo su verdugo. Pero Isolina no quería mirar porque les habían dicho que el que viera algo no sobreviviría. "Pero este me dijo que quería que lo mirara, quería que viera quién era mi torturador, me dijo que era 'el gato'".
En la sala de audiencias, las cámaras toman la desencajada cara del imputado Gómez, ex policía de la D2, de apodo "Gato".
 
Testigo 104: Declara Tránsito Isolina Guevara


Fue detenida el 19 de enero de 1977, mientras se encontraba en su lugar de trabajo, en la Clínica del Niño. "Tres hombres de traje, me subieron a un falcon y me aplastaban la cabeza con el pie hasta que llegamos a la D2".
Ya había declarado en este Tribunal en el marco de la causa Albareda, en 2009.

Fuente: http://www.eldiariodeljuicio.com.ar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada